Meta Deportiva

“Líder de todos los tiempos”

Vicente Romo inició su carrera como “big leaguer” con los Dodgers, la que culminó curiosamente con los mismos a los 39 años
lunes, 29 de junio de 2020 · 00:00

Héctor Barrios Fernández/COLABORACIÓN
Ensenada, B. C.


También conocido como “El Huevo Romo”, vio la primera luz un 12 de abril de 1943 en Santa Rosalía, a muy corta edad emigró a Guaymas, Sonora.

SU RECORRIDO
Hermano del también ex-big leaguer Enrique Romo, hizo su debut en Grandes Ligas el 11 de abril de 1968, lanzando la novena entrada para los Dodgers de Los Angeles contra los Mets de New York, en cinco bateadores, admitió un hit, una carrera sucia, uno dejado en base y un error cometido por él mismo. Victoria para los Mets cuatro a cero en Los Ángeles.

A la edad de 25 años de edad inició su carrera como “big leaguer” la que culminó curiosamente con los mismos Dodgers a los 39 años, en un juego que inició y lanzó sólo uno y 1/3 de entrada para tres hits, dos carreras, las dos fueron limpias, una base por bolas y un ponche, esto fue en el parque de los Candelabros en San Francisco contra los Gigantes el 27 de julio de 1982.

De los Dodgers pasó a los Indios de Cleveland ese mismo año, fue a los Medias Rojas en 1969, siguió a Medias Blancas en 1971, Padres en 1973, retornó a Liga Mexicana en 1975, para terminar su carrera de Grandes Ligas con los citados Dodgers en 1982, en ocho años su récord fue de 32-33 en ganados y perdidos, 3.36 carreras limpias, en 335 juegos inició 32 y completó cuatro, en 645 entradas y 2/3, le conectaron, 569 hits, 280 BB, 416 K.

“DOBLE MATANZA”
Por cierto al primer juego de Grandes Ligas que tuve la oportunidad de asistir fue en el Anaheim Stadium, el domingo 11 de mayo de 1969, Medias Rojas contra Serafines. Vicente Romo lanzó las últimas dos entradas por Boston, cero hits, cero carreras, una base por bolas y dos ponches recetados, salvó su juego número cinco de la temporada en relevo a Sonny Siebert.

Entró en la octava ponchando al cuarto y al quinto bat de Rick Reichardt y Tom Egan.

Jay Johnstone es atrapado robando para una doble matanza y terminar la entrada poniendo en paz a los Angelinos.

En la novena, inicia regalando base por bola, pero a otro gran mexicano que conocí en Ligas Mayores, el gran Aurelio Rodríguez, que jugó la tercera base por los de casa, lo obligó a roletear al short para una relampagueante doble matanza. A Bobby Knoop, lo dominó del seis al tres.

En ese juego, aparte de Romo y Aurelio también jugó el mexicano de padre cubano, Rubén Amaro, cubriendo la segunda base por Anaheim.

En la Liga Mexicana de verano jugó entre 1963 y 1986 con Tigres, Córdoba, Coatzacoalcos, Diablos, y terminó su carrera de activo en Yucatán, 182-106 su record de ganados y perdidos, 2.49 en carreras limpias admitidas, 383 juegos lanzados, 355 juegos iniciados, 177 juegos completos, 52 blanqueadas, lanzó en 2535 entradas con 2/3 y le conectaron 2248 hits.

Participó en nueve Series del Caribe con Hermosillo, Obregón y Culiacán.

MÁXIMO DE “BLANQUEADAS”
El ocho de febrero de 1976 le ganó siete contra tres a Puerto Rico, para una de las cinco victorias que consiguió México para ser por primera vez campeón del Caribe, en 1961-62 resultó novato del año en la Liga de Sonora, hoy Mexicana del Pacífico jugando con Guaymas, con récord de dos a cuatro, 26 ponches y 2.61 en carreras limpias, fue la primera de 24 temporadas en LMP.

Se retiró en 1985-86 en 462 juegos, inició con 366, ganó 182 y 2.38 en carreras limpias admitidas, para ser líder de todos los tiempos, dos temporadas líder en juegos ganados 63-64 (17) y 79-80 (14), más ponches recetados que cualquier otro lanzador con dos mil 38.

En fría y desolada tarde del cinco de enero de 1971 y ante un estadio prácticamente vacío, lanzó juego perfecto contra Guaymas, jugando para los Yaquis de Obregón, ganado 12-0.

Solamente la XEOX de Ciudad Obregón dio cobertura a ese juego, la cual estuvo a cargo del Maestro Alfonso Araujo Bojórquez, por cierto, como dato adicional le comentaré que en la Liga Mexicana del Pacífico se han lanzado  tres juegos perfectos, el ya citado de Vicente Romo, el de Jesús Moreno contra los Yaquis y el de Joaquim Soria contra Hermosillo, los tres has sido narrados por Alfonso.

El 19 de noviembre de 1961, con Emilio Ferrer de Guaymas, le lanzó juego sin hit ni carrera a Obregón para ser el primer juego de ese tipo en temporada regular, comparte con Pepe Peña el máximo de blanqueadas con 38, 99 2/3 entradas seguidas sin permitir carrera limpia.

Desde 1992 miembro del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano.

Vicente “el Huevo” Romo Navarro Gloria del beisbol mexicano.

Espero sus amables comentarios en: 

info@beisboldelosbarrios.com 

Galería de fotos

Comentarios