Meta Deportiva

Tigres doblega a Santos en casa

domingo, 14 de enero de 2018 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Monterrey, NL

Aunque sufrida al final, los Tigres tuvieron una noche redonda.

El equipo felino estrenó su sexta estrella ante su afición con su primer triunfo en seis años ante el Santos, al vencerlo 2-1 con el gol 68 de André-Pierre Gignac, con el que alcanzó a Lucas Lobos como tercer goleador histórico del club.

En lo que fue su partido 18 sin perder en el Estadio Universitario los auriazules dejaron en 16 duelos la racha de no ganarle a los laguneros. Se quitaron la malaria como lo hizo también Ismael Sosa, autor del 1-0, quien en su festejo se sacudió la sal luego de que no anotaba desde la Vuelta de la Final del Clausura 2017 ante Chivas.

LE FUNCIONÓ ESTRATEGIA AL ‘TUCA’
Al estar Sosa cargado por la banda, André-Pierre Gignac jugó más cerca del arco rival, con Enner Valencia haciendo las funciones de Vargas de acarrear balones desde la media cancha.

Fue así que el francés tuvo un cabezazo a las manos de Jonathan Orozco y un disparo desviado, pero en su tercer remate llegó el gol de Tigres, pues “Jona” soltó y Sosa contrarremató al ganarle en el esfuerzo al lateral Gerardo Arteaga para el 1-0 al 22’.

Tuvo que perder Juninho un balón al tratar de anticiparse a Djaniny para que tomaran mal parada a la defensa felina, porque el africano abrió a Jesús Isijara, este centró, Jonathan Rodríguez remató y a pesar de que Nahuel Guzmán rechazó el balón quedó a la deriva y el mismo Djaniny lo empujó para el 1-1 al 53’.

Luego de que Hugo Ayala frenó en el área al caboverdiano, Tigres ya no se inquietó, encerró al Santos en su área y en un ataque envolvente encontró el triunfo.

La combinación “Chuco”-”Chaka” de nuevo fue la fórmula, porque Sosa entró por derecha y vino un tiro al blanco con disparos de Rodríguez, Carioca y Vargas, todos rechazados, hasta que el argentino retomó el balón y centró para que Gignac empujara al 69’.

El 3-1 no llegó por una gran atajada a “Jona” a un cañonazo de Vargas, pero también pudo llegar el 2-2, de no ser porque Julio Furch cabeceó al travesaño estando solo en el área chica y porque el árbitro no vio como penal un recargón de Ayala.

El cierre del partido fue vibrante con otro mal cabezazo lagunero y un disparo de “Edu” que besó el poste del arco de Orozco, pero el final fue diferente al que se había vivido ante Santos desde el 2011, porque los Tigres se quedaron con el triunfo.

Comentarios