Miradas

Aplauden a nueva ley

El artículo 19 de la nueva Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual instruye que los exhibidores reserven el 15% del tiempo de proyección para obras nacionales en horarios equitativos
lunes, 22 de febrero de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

La imposición de cuotas de contenidos mexicanos en cines y plataformas de streaming es una medida que aplauden representantes de la cinematografía nacional, en el marco de una nueva Ley Federal de Cinematografía.

Organismos como la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (Amacc) trabajaron durante cerca de año y medio en mesas legislativas para plantear medidas que, aseguran, fueron consideradas en la iniciativa presentada la semana pasada por el senador Ricardo Monreal para abrogar la Ley Federal de Cinematografía de 1992.

“Esta ley viene a generar equilibrios y ayudar a que en el mercado con distorsión se pueda favorecer en función del derecho a la cultura, a la diversidad y el de las audiencias”, explicó en entrevista telefónica Mónica Lozano, presidente de la Amacc.

“Se ha privilegiado el cine hollywoodense porque siempre se antoja que da la mayor rentabilidad económica, pero la política pública tiene que ver también con la rentabilidad cultural y con garantizar los derechos humanos consagrados en la Constitución”.

El artículo 19 de la nueva Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual instruye que los exhibidores reserven el 15 por ciento del tiempo de proyección para obras nacionales, exige que sea en horarios equitativos y señala que ningún título puede acaparar más del 45 por ciento de las pantallas totales, tope que no existía.

Facilitar el acceso
La productora de Amores Perros sostuvo que es imposible afirmar que el público no quiere ver cine mexicano cuando en realidad no tiene acceso suficiente a las obras.

La distribución, detalló Lozano, contrasta con las cifras récord de producción que ha alcanzado el cine nacional, pues en 2019 se produjeron 216 películas mexicanas, pero sólo se estrenaron 101, según el Anuario Estadístico del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

“Casi el 80 por ciento de esas películas estrenadas no llegó a todos los estados y llegaron con una, dos, cinco, tal vez 20 pantallas. Para dejar que el público elija, debe estar todo ofertado.

“Vas a un complejo con la misma película en 18 de 20 pantallas, cada 30 minutos y dos adicionales en horarios muy particulares. Eso no es equitativo, es una oferta insuficiente”, opinó Lozano.

La nueva ley también contempla al streaming, pues en el artículo 20 de la iniciativa les indica reservar el 15 por ciento de su catálogo para producciones nacionales con menos de 25 años, así como generar algoritmos que privilegien su llegada al público.

“En el mundo se están haciendo este tipo de legislaciones para guardar los equilibrios y apoyar la cinematografía local. Creo que las plataformas estarán de acuerdo en que mientras mayor diversidad, su base de suscriptores o usuarios va a crecer”, consideró Lozano.

“Finalmente el consumidor se mueve por nichos, voy a sumarme si me gusta un tipo de oferta que tienen. Les va a beneficiar, no dudo que tenga mayor demanda cierto tipo de cine, pero si no está disponible, ni siquiera tienes cómo decidir que no lo quieres elegir”.

El director Sebastián del Amo consideró aún conservadores los porcentajes, pues sostiene que el streaming puede tener un catálogo infinito, mientras que en Estados Unidos el máximo de pantallas para cualquier filme es del 15 por ciento.

La presentación de la iniciativa de Monreal está en espera de su discusión en el Congreso de la Unión.

TABLA

Ley para nuevos tiempos

La iniciativa propone:
+ Derogar la Ley Federal de Cinematografía de 1992.

+ Sustituirla por la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual.

+ En ésta, se proponen reglas de exhibición, como que las obras sean presentadas en su idioma original salvo en casos que ameriten doblaje.

+ Aumenta del 10 al 15 por ciento la cuota de pantalla para filmes mexicanos y exige que sea en horarios equitativos.

+ Fija un tope del 45 por ciento de pantallas que puede acaparar un filme.

+ Indica a las plataformas de streaming que al menos el 15 por ciento de su catálogo se componga de obras nacionales con menos de 25 años de antigüedad.

+ Establece sanciones para el incumplimiento de las medidas.

Comentarios