Principal

Monitorizan calidad del agua en lagunas

martes, 13 de marzo de 2018 · 00:00

Nicté Madrigal/EL VIGÍA
nmadrigal@elvigia.net | Ensenada, B. C.

Las bahías de San Quintín proporcionan una serie de beneficios económicos a la región, como lo son el desarrollo de la ostricultura, el turismo, la cacería de branta negra y la pesca.

Por ello, con la finalidad de verificar el buen funcionamiento del sistema lagunar y conservar los beneficios económicos que proporciona el Sitio Ramsar Bahía de San Quintín, productores ostrícolas, la Facultad de Ciencias Marinas y la organización civil Pro Esteros iniciaron acciones de monitoreo de la calidad de agua en este sitio.

Gabriel Camacho Jiménez, coordinación de Fortalecimiento Comunitario Pro Esteros, A. C., indicó que, de manera general los primeros resultados obtenidos indican una calidad ambiental buena del sistema natural.

DETECCIÓN DE CONTAMINACIÓN
Sin embargo, dijo, los parámetros químicos señalan ciertas zonas en las cuales hay que profundizar estudios para detectar posibles fuentes de contaminación.

La Facultad de Ciencias Marina y Pro Esteros, A.C., firmaron un Convenio para el monitoreo de calidad de agua y sedimento en tres humedales de Ensenada: La Misión, Estero de Punta Banda y San Quintín durante el año 2017.

El maestro en ciencias, indicó que se pretende dar continuidad a este convenio, con la participación de otros sectores de la sociedad.

SITIO RAMSAR
Las Bahías de San Quintín fueron designadas como un Humedal de Importancia Internacional el 02 de febrero del año 2008, quedando registradas en la Lista de Humedales protegidos por la Convención Ramsar, un acuerdo internacional que firmó México, mediante el cual se compromete a la protección de sus humedales.

Las bahías de San Quintín son hábitat de varias especies y subespecies endémicas de plantas y animales. La parte marina del sistema puede todavía ser considerada como un ambiente prístino, con marismas y lechos de pastos marinos, donde se refugian diversas especies de peces durante su etapa de vida juvenil, y que constituyen uno de los sitios de alimentación más importantes para una significativa población de aves migratorias y amenazadas o en peligro, durante el invierno principalmente.

La bahía ha sido sitio de estudio, tanto para investigadores mexicanos como para norteamericanos, durante los últimos 30 años, periodo en el que se ha generado información base para medir y evaluar los cambios ocurridos en partes de la costa californiana.

Comentarios