Aplaudir o no aplaudir, esa es la cuestión

Protocolo de concierto
sábado, 22 de diciembre de 2018 · 10:17

Por Marcela Islava García*

 

Cuando nos introducimos al mundo de la música clásica y conocemos el protocolo de concierto, éste puede ser un poco intimidante.

Por el tipo de proyecto en el que trabajo, son integrados a la plantilla alumnos nuevos, y con ellos, sus familiares y amigos que empiezan a presenciar a los conciertos.

Seamos formales o no, podemos coincidir en ciertas reglas, que no lo son por simple etiqueta o por ritual, sino para permitir la concentración de los artistas.

Dentro de los puntos que son importantes respetar en un concierto de música clásica y formal, enlistaré los siguientes:

 

1.- Silenciar el celular: La música inicia con el silencio. Cada pieza requiere un nuevo enfoque, ya que cambia la tonalidad, el ritmo, la velocidad. Por eso la orquesta siempre hace una pequeña pausa para iniciar.

Cuando suena un teléfono, distrae a los músicos y puede causar que la entrada no sea clara ni precisa.

También, cuando se toca la música en momentos muy suaves o delicados, puede provocar que se rompa la ambientación que se ha creado dentro de una pieza.

2.- Aplaudir cuando entra el concertino y el director: El concertino es el violín principal de la orquesta. Es el segundo al mando encargado de indicar que el concierto está a punto de iniciar.

También pide una nota al instrumento llamado oboe, la cual sirve para afinar a toda la orquesta. Después, el concertino tomará asiento, para esperar la entrada del director. Al aparecer éste, la orquesta debe ponerse de pie, el público puede aplaudir al director, hasta que la orquesta tome asiento de nuevo.

3.- En una sinfonía, no aplaudir entre movimientos: Una sinfonía es una obra musical orquestal que se divide en 4 movimientos, es decir, 4 piezas. Generalmente un movimiento rápido, otro lento, un minuet (una danza de origen francés) y un movimiento rápido.

La costumbre de no aplaudir entre movimientos, es que en algunas sinfonías, los movimientos no cuentan con una pausa grande entre sí, por lo cual se puede interrumpir el hilo de la música si hay aplausos.

Muchos directores de orquestas profesionales que alientan el aplaudir entre movimientos, pero ya es una cuestión personal. Si la música es para disfrutarse, ¿se debe limitar el aplauso que nace del corazón? Eso lo dejo a discreción de cada director y de cada espectador.

4.- No comer y no toser: Una fácil y otra difícil. En la mayoría de las salas de concierto, está prohibido introducir alimentos. Y aunque parece que no hace falta aclararlo, hay casos en los que he escuchado a personas abrir paquetes de alimentos o bebidas.

La segunda cuestión es difícil controlar, ya que se trata de una acción corporal generalmente involuntaria. Pero aquí va un secreto que los mismos músicos aplicamos: toser entre pieza y pieza, entre movimientos o en un momento en donde la orquesta esté tocando a un volumen fuerte.

Espero que estos puntos sirvan de ayuda y que logremos disfrutar un concierto y a la vez, respetar el trabajo de los artistas.

 

*Directora de la Orquesta Esperanza Azteca Ensenada.

Comentarios