LO QUE TE CUENTA LA DAMA

Ir o no al Buen Fin

Por : Johana Ochoa jochoa@elvigia.net
sábado, 13 de noviembre de 2021 · 00:00

Buenas buenas, estamos aquí una semana después de haber tragado a lo desgraciado pan de muerto, pero nada que la fibra de Don Simi no ayude a desinflamar, tómela con precaución.

Bueno y volviendo al tema inicial, estamos ya en la época del consumismo, del Black Friday, y mi México no se podía quedar atrás y saco el Buen Fin.

Digo, qué bueno que se abre esta oportunidad para reactivar el comercio en todos lados, no solo en tiendas, sino también en tianguis y uno que otro comerciante ambulante.

Les platico que por allá de 2011 entré en la onda del Buen Fin, me acuerdo que como vil novia tóxica le dije a mi novio que pasara por mi a las 3 de la mañana , porque tenia que ir a Macro Plaza a conseguirme zapatos mucho más baratos. El pobre hombre llegó con la cobija casi pegada, y pues llegando al lugar, no era la única chiflada, era como la chica número 30 de la fila para entrar a la zapatería. ¿Y como iba a esperar sola y parada en el frío?, pues al modo me fui a dormir al carro y que el novio me haga fila. No me dejarán mentir ¿Quién no ha sido así con su pareja de conchuda? Bueno el tema de novias tóxicas va en otro capítulo.

Recuerdo que abrió sus puertas a las 5 am y dejaron entrar a unas 15 chicas, y a las 6 me toco entrar a mí, la escena fue la siguiente: todas corriendo agarrando los zapatos de exhibición, las pobres empleadas pidiendo que los dejaran, que ellas les pasaban de su medida. ¿Y saben qué fue lo peor? Que cuando yo escogí mis zapatos (ya los había visto una semana antes) le subieron el precio y con el Buen Fin la promo era la siguiente: en la compra de dos pares el tercero era un descuento del 50 por ciento.

Yo ya había tomado unas botas felinas hasta la rodilla, unas zapatillas negras y unos botines cafés, y ahí estaba rascandole a la cartera, pero ya detenidamente en la tienda, me percate que habían sacado mucho calzado de verano y sandalias, obviamente era con el fin de rematar la mercancía no vendida.

Me fui con la cartera gastada, porque igual si no hubiera ido en el Buen Fin me habría salido en el mismo costo cualquier otro día, pero sin la desvelada de a gratis que me di y de pilón me quiso dar gripe. Salí a alas 8 de la mañana, y pude divisar una inmensa fila de chavas (yo creo unas 60) que daban hasta más allá del estacionamiento, con sus ojitos llenos de ilusiones para adquirir sus zapatos con el Buen Fin.

Así que los invito a reflexionar si lo que les ofrece en este Buen Fin realmente lo necesiten como para endeudarse o quedar bien gastados. Otro punto importante es que debemos de cuidarnos, pues el Covid-19 sigue rodando y ustedes gastando la quincena, quedamos muy expuestos con las aglomeraciones de la gente.

Y para cerrar, quiero decirles que el otro viernes es mi cumpleaños y ya tengo preparada la gira de festejos, aprecio mucho mi vida y siempre me doy la oportunidad de festejarme todo lo que pueda. Pero ese tema lo hablaremos el otro fin, nunca dejen pasar sus cumpleaños, celebren la vida, llénense de buenas vibras y les mando un abrazo.

¡Besos con labios rojos!



 

Comentarios