Vida

Urgen a hablar de ansiedad y suicidio

Dear Evan Hansen, cinta en cartelera esta semana, toca tres temas relevantes: la importancia de la atención psiquiátrica, la atención de la familia a las señales de peligro y el manejo del duelo
miércoles, 17 de noviembre de 2021 · 00:34

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Si alguien desea iniciar una honesta y urgente conversación en familia sobre el cuidado de la salud mental, la ansiedad y la prevención del suicidio, Dear Evan Hansen (2021) es una película musical que permite iniciar el diálogo.

Dirigida por Stephen Chbosky y basada en la exitosa obra de Broadway del mismo nombre, cuenta la historia de Evan (Ben Platt), un adolescente diagnosticado con ansiedad. La vida le cambia cuando Connor, un compañero de la preparatoria, comete suicidio y por un malentendido los padres de éste creen que Evan era su único amigo.

La cinta, en cines desde este fin de semana, toca tres temas relevantes ante el aumento de casos de suicidio en jóvenes: la importancia de la atención psiquiátrica, la atención de los papás a las señales de peligro y el manejo del duelo.

1. ESTÁ BIEN IR CON EL PSIQUIATRA
Es importante normalizar la existencia de los problemas de la mente y el contar con ayuda profesional, dice Adrián Ortiz, miembro del Colegio de Psiquiatría y Psicofarmacología de Nuevo León.

El especialista indica que probablemente el protagonista del filme vive con trastorno de ansiedad generalizada y fobia social.

“Estas representaciones despiertan la visibilización de los trastornos mentales que son más frecuentes de lo que creemos. O sea, destapan las máscaras del ‘todo está bien’.

“Todavía la gente en nuestra sociedad piensa que, si te medican, te vas a hacer adicto a las pastillas y no es así. En mi experiencia es difícil que los jóvenes simplemente acepten ir a terapia. Por esto aplaudo que la película muestre los tratamientos como algo más común”.

Sofía Ortiz, gerente de desarrollo de la asociación Ingenium, que educa en salud mental, destaca la empatía que los personajes estimulan en el público.

“Aparte, ayuda a seguir insistiendo en que la salud mental es algo de lo que necesitamos hablar desde la infancia y la adolescencia”.

2 PAPÁS: ESTÉN ALERTA
Heidi, la mamá de Evan, pasa la mayor parte de la cinta sin conocer el gran dolor que su hijo vive diariamente.

Guillermo Rocha, psicoterapeuta especialista en prevención de suicidio, señala la importancia de que los padres de familia presten atención a los focos rojos que indican un malestar en la mente.

“Que se dé la oportunidad de abrir el tema con los hijos sobre aquello que les está generando conflicto o aquello que consideran que no pueden resolver”.

El psiquiatra Javier Falcón agrega que la cinta hace un buen trabajo en retratar la falta de vínculos entre padres e hijos. El reto es mantener una verdadera conexión emocional y mental con los niños y jóvenes.

“(Los padres) no captan la dimensión de los problemas y el grado de sufrimiento por el que están pasando sus hijos, y por lo mismo no brindan la ayuda adecuada, ni a tiempo, ni de manera específica”, apunta.

“(Los problemas siguen) creciendo y ahí es donde surge el riesgo de suicidio, pues cuando alguien se llega a sentir tan mal piensa que sería mejor estar muerto”.

Para Ortiz, de Ingenium, el esfuerzo por cuidar el bienestar emocional de los jóvenes puede comenzar con una idea sencilla: en vez de preguntar al hijo “¿cómo te fue hoy?”, los papás pueden decir “¿cómo te sentiste hoy?”.

3. EL DUELO ES DE TODA LA FAMILIA
Cynthia y Larry Murphy, mamá y padrastro de Connor, viven un torbellino de sentimientos y culpas, e incluso se reclaman sobre lo que hicieron y dejaron de hacer por el bienestar de su hijo muerto.

Para Luisa, madre de un chico que intentó quitarse la vida recientemente, lo que atraviesa la pareja en Dear Evan Hansen realmente sucede.

“Ella (Cynthia) carga con todo el peso desde la cuestión emocional”, dice la mujer, quien prefiere no usar su verdadero nombre.

“Esto es apegado a una situación no asertiva, pero que existe. Así pasa con las mamás, o sea, fingimos ante los demás que todo está bien cuando en realidad no, cuando en realidad nos parte el alma saber que nuestro hijo tiene algún trastorno, y cuando intentamos hacer de todo con tal de sanarlo”.

Arturo Garza, docente de psiquiatría de posgrado en TecSalud, apunta a la importancia de brindar ayuda psicológica a toda la familia cuando un miembro consuma el suicidio.

“A Cynthia y Larry les faltó posvención”, indica. “Llamamos posvención a una intervención profesional en el duelo secundario a suicidio. Ahí hablamos de la muerte y trabajamos con la enorme culpa que los papás sienten cuando empiezan a notar todos los signos del problema que pasaron por alto.

“Lo importante es que las familias sepan que nosotros podemos ayudar con la culpa malentendida”.
 

Galería de fotos

Comentarios