Vida

Golpe emocional y económico

Afrontar la muerte de seres queridos siempre es duro, pero perder a varias personas por coronavirus suele ocurrir tan rápido que no hay tiempo de asimilar los procesos de duelo de forma saludable
jueves, 11 de febrero de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

En tan solo dos semanas, Ana perdió a su padre, a su tío y a su suegro por causa del Covid-19.

La familia tuvo que enfrentar las noticias a la distancia, en soledad, porque varios de los integrantes también estaban contagiados.

Afrontar la muerte de seres queridos siempre es duro, dice la joven de 24 años. Pero perderlos por coronavirus, añade con una voz entrecortada que se escucha al otro lado del teléfono, es un golpe del cual no es fácil recuperarse.

“Veíamos las noticias, veíamos lo que pasaba, pero no nos había tocado”, expresa Ana.

“Mi papá tenía 54 años, se acababa de convertir en abuelo, había muchos planes y eso duele siempre, no hacerlos ya con él. No poder despedirte, no verlo una última vez, lo hace aún más pesado”.

A los pocos días del funeral de su hermano, fallecido por Covid, Guillermo comenzó a tener problemas para respirar. Él, su esposa, su mamá, su hermana y otro de sus hermanos se infectaron al mismo tiempo.

Guillermo estuvo en cama durante casi un mes, con oxígeno. Cuando finalmente estaba en recuperación, recibió la noticia de que su madre y su hermana también habían fallecido.

“Es una pesadilla que todavía no superamos”, relata el hombre de 68 años.

“Todavía no podemos ni entender cómo nos pasó”, dice con dificultad, “después de llevar una vida armoniosa en familia”.

De un momento a otro, la vida de muchas familias se ha transformado por completo. Hay hogares que han perdido a más de un ser amado en apenas semanas o días, mientras viven el contagio de varios integrantes de forma simultánea.

Las estadísticas reportan más de 147 mil fallecimientos por Covid en México, y detrás de cada número hay una historia diferente, pero a todas las acompaña la angustia, la impotencia, el miedo, la tristeza y el dolor.

“Si la muerte de un ser querido es una catástrofe, la muerte de dos o tres miembros de la familia se vive como una catástrofe familiar”, señala Vereniz Moguel, directora del Instituto Integral de Tanatología y psicoterapeuta especialista en duelo.

“Es un vacío muy profundo que están dejando los seres queridos que están falleciendo”.

GOLPE EMOCIONAL
A finales de octubre, Oscar se enteró que su abuelo se había enfermado. Tres días después, todavía sin saber que se trataba de coronavirus, falleció.

Pocos días después, él y sus padres también se infectaron. Su papá estuvo en cama por varias semanas, en la línea de la vida y la muerte.

Aún siendo estudiante, con algunos malestares por la enfermedad y al ser el único hijo que vive con sus padres, Oscar asumió el rol de cuidador.

“El dolor de la partida de mi abuelito es muy fuerte”, dice el joven de 22 años.

“Pasar una situación así es ‘olvídate completamente de tu abuelo y dedícate a tus papás’. Es un centenar de emociones diferentes. Me sentía muy presionado”.

Víctor recuerda haber hablado por teléfono con su madre e irse a dormir con la seguridad de que se encontraba bien. Un par de horas después se enteró que tuvo que ser intubada en el hospital y a los pocos días falleció. Cuatro meses antes, su hermano había fallecido.

Para muchas familias, todo ocurre tan rápido que ni siquiera hay tiempo de asimilar la noticia de la muerte ni vivir los procesos de duelo de forma saludable.

“Están llegando a consulta familias completas con trauma”, indica la tanatóloga Moguel.

Debido al cúmulo tan grande de emociones, señala, hay personas que están experimentando estrés postraumático, un trastorno de salud mental caracterizado por la imposibilidad de recuperarse después de vivir o ver un evento traumático.

Además, en muchas personas permanece el temor de volver a pasar por lo mismo.

“Cuando la muerte se presenta de esta manera, se nos rompe completamente la seguridad”, detalla la especialista.

“Esa inseguridad te hace ver que el virus se puede llevar a más miembros de tu familia, que todos somos vulnerables y que inclusive, uno mismo puede morir. Esto también incrementa la ansiedad, la angustia y el miedo”.

GOLPE ECONÓMICO
Para cubrir los gastos de la enfermedad, que llegaron a los 75 mil pesos solo en medicamentos, la familia de Oscar tuvo que vender su casa.

Cuando se acabó la cobertura del servicio de gastos médicos mayores, la familia de Ana tuvo que pedir apoyo de la comunidad. Lograron pagar la atención del padre de la joven gracias a los donativos de amigos y familiares.

El golpe emocional que acompaña a una familia que atraviesa la enfermedad y muerte de sus seres queridos por Covid se intensifica cuando hay dificultades económicas.

Generalmente, en las funerarias el costo por fallecimientos por Covid ronda entre los 18 a 20 mil pesos, ya sea inhumación o cremación.

“A todo eso suma la angustia, la desesperación e inclusive la culpa de todo lo que no se realizó ante la enfermedad”, apunta la directora del Instituto Integral de Tanatología.

Si las personas sienten que la situación las rebasa, destaca, es importante que busquen ayuda emocional.

UNIÓN Y FORTALEZA
En medio del dolor, el Covid ha ayudado a algunas familias a valorar más la vida.

Tras haber enfrentado la pérdida de un ser amado o la enfermedad dentro de su hogar, se sienten más unidas, fortalecidas y con más ganas de vivir.

“Mi papá se siente más feliz, más alegre, más lleno de vida. Mi mamá también, llena de esperanza”, dice Oscar animado.

“El tiempo que tuvimos que pasar nos hizo una familia más fuerte”.

TABLA

Un adiós saludable
Para vivir un duelo saludable durante la pandemia, especialistas recomiendan:

+ Reconocer que el dolor es normal

+ Vivir y expresar las emociones

+ Mantener contacto con familiares y amigos

+ Buscar grupos de apoyo

+ Pedir ayuda, si es necesario
*Fuente: Vereniz Moguel, psicoterapeuta especialista en tanatología.

El golpe emocional que acompaña a una familia que atraviesa la enfermedad y muerte de sus seres queridos por Covid se intensifica cuando hay dificultades económicas. Generalmente, en las funerarias el costo por fallecimientos por Covid ronda entre los 18 a 20 mil pesos, ya sea inhumación o cremación.

Galería de fotos

Comentarios