Vida

Recreo, incluso en línea

martes, 16 de marzo de 2021 · 00:00

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Los descansos entre clases constituyen un aspecto clave en el aprendizaje infantil, ya que mejoran la adquisición de conocimientos y contribuyen a preservar el bienestar físico y mental, afirman expertos.

A decir de Bernardo Báez, maestro en Pedagogía, el cerebro de los niños tiene periodos de atención de máximo 40 o 50 minutos, a lo que debe seguirle una distracción.

“En un contexto de aprendizaje, el cerebro necesita oxigenarse, requiere su tiempo y sus periodos para relajarse”, comenta el también especialista de la Universidad La Salle México.

“Hay asociaciones como la Unesco y la Sociedad Pediátrica Internacional que sugieren realizar 40 minutos de trabajo sincrónico y dar de 15 a 20 minutos para descansar”.

Bajar estrés y ansiedad
Al respecto, Alejandra Marín, jefa del departamento de Psicopedagogía en el Colegio Alemán Alexander von Humboldt campus norte, agrega que esta estrategia debe implementarse tanto en educación presencial como virtual.

“Pareciese que estar en casa es parte del descanso, pero es importante tener presente que estar frente a la computadora y tomar clases por jornadas largas es agotador para los niños”, enfatiza.

“Los descansos proporcionan a los alumnos una estructura clara en su vida diaria, les ayudan a calmar el estrés, a bajar la ansiedad, a entender que hay horarios recreativos y de trabajo, a conocer límites”.

Además, permiten a los infantes poner en práctica competencias sociales, establecer diálogos con sus pares a fin de aclarar dudas, mejorar su confianza y estructurar el conocimiento previamente adquirido.

Las consecuencias de no aplicar estos descansos, ya sean libres o dirigidos por un docente, son disminución del rendimiento académico o deserción escolar por sentimientos de fatiga, aburrimiento y hastío.

“Sin pausas y sin periodos de descanso, el cerebro de los niños se queda con la idea de que no están avanzando, lo que puedo hacerlos sentir abrumados y fatigados”, dice Marín.

Marín no recomienda la navegación en redes sociales durante los recesos.

“Estar viendo fotos, videos y comentarios que el cerebro sigue reteniendo puede ocasionar una pérdida de la recepción del tiempo y en lugar de sentir que descansaron por 20 minutos, consideran que fue poco tiempo”.

¿Y qué hacer?
Expecialistas sugieren promover las siguientes acciones:

+ Tomar agua y consumir colaciones de fácil digestión ayudan a mejorar la atención. Evitar grasas y dulces.

+ Realizar llamadas y videollamadas con amigos y compañeros para preservar el aspecto social.

+ Programar ejercicios de estiramiento, de relajación o respiración.

+ Incluso saltar o hacer dinámicas recreativas que involucren movimiento o coordinación motriz.

+ Escuchar música en familia.
 

Comentarios